Frotarse los ojos ¿es peligroso?

Todos lo hemos hecho. Por ejemplo, cuando tenemos sueño o cuándo nos despertamos, cuándo se nos mete algo en el ojo, o estamos estresados, y, seamos sinceros, a veces da un gustito increíble.

Pero, ¿existe realmente algún riesgo?

Frotarse los ojos estimula la producción de lagrimas, lo que ayuda a que el ojo se limpie y también a que sintamos una calma temporal.

Incluso cuando estamos estresados, presionar ligeramente el globo ocular puede relajarnos al reducir el ritmo cardiaco (conocido como reflejo óculo-cardíaco).

Sin embargo, son muchos los riesgos a los que nos exponemos al frotarnos los ojos.

VISTALIA Centros Profesionales de Salud Visual

Nuestras manos pueden contener alrededor de 150 tipos de bacterias diferentes que pueden provocar infecciones en los ojos, como conjuntivitis, orzuelo o blefaritis.

Si el picor es por alergias, el mismo roce puede liberar alérgenos y provocar que la sensación de picor sea mucho peor.

La piel que rodea nuestros ojos es fina y delicada. Frotarse los ojos contribuye a deteriorar la piel de los párpados y romper pequeños vasos sanguíneos, facilitando la aparición de arrugas de forma prematura, bolsas y ojeras que hacen que nuestra mirada se vea más cansada o envejecida, y los molestos ojos rojos y las irritaciones.

Lo mejor es utilizar un paño mojado con agua fría sobre los ojos, toallitas de limpieza para párpados y pestañas, lágrimas artificiales o suero fisiológico, o también colirios naturales.

Todos ellos disponibles en nuestras ópticas, y sin necesidad de receta.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

NOTICIAS RECIENTES

Únete a nuestra newsletter
Quiero recibir información sobre las novedades de VISTALIA en mi email.
Cerrar menú
×

Carrito